BIENVENIDA / WELCOME

Este blog es el instrumento de comunicación para todos los participantes en el Programa de Aprendizaje Permanente (P.A.P.) Comenius. Se trata de una asociación multilateral entre tres países: Turquía, Grecia y España. Nuestros centros educativos van a trabajar temas relacionados con la historia, las tradiciones, la religión, el ciclo festivo, etc. Y nuestro principal objetivo es estrechar los lazos que unen a estas tres culturas mediterráneas.

This blog is a communication tool for every participant in the Comenius Lifelong Learning Programme (L.L.P.). It is a multilateral association of schools in these three countries: Turkey, Greece and Spain. We are going to deal with subjects such as History, Traditions, Religion, The Festive Cycle, etc. And our main objective is to approach the similarities which these three Mediterranean cultures have.

martes, 30 de diciembre de 2008

Fin de año en España, una fiesta nacional de tolerancia / New Year's Eve in Spain: a national celebration of tolerance.


El día 31 de diciembre se repite el mismo ritual en toda España. Hace muchos años que los recolectores de uva del valle del Vinalopó, nuestra zona, decidieron promocionar el consumo de uva extendiendo la idea de que quien tomase 12 uvas el día de Nochevieja sería próspero al año siguiente.
La idea fue bien acogida y desde entonces, como dice la canción del grupo mecano “Un año más” llegada la medianoche del día 31, el país se paraliza por completo. Tanto niños, jóvenes, mayores, más favorecidos o menos, igualados todos como en otros momentos de nuestro ciclo vital, nos juntamos en las reuniones de amigos o familiares típicas de esa noche allá donde haya un reloj que marque los 12 tañidos que nos dan paso al año nuevo, ya sea contemplando por TV el reloj insigne del acto, en la Plaza del Sol de Madrid, o acudiendo en cualquier pueblo o ciudad a su plaza con reloj.
El empeño de cada persona será tratar de tomar una uva con cada campanada de modo que al sonar la nº 12 hayamos tomado una docena de granos, lo que nos proporcionará dicha y felicidad en el año entrante. Celebramos así una verdadera fiesta nacional de tolerancia donde todos los españoles, y también quienes no lo sean pero estén entre nosotros, nos convertimos en amigos copartícipes de la fiesta, entre uvas, cava, cotillones, música y diversión despidiendo al año que acaba y entrando con buen pie en el siguiente.
Animamos a nuestros lectores procedentes de otros países a que nos cuenten cómo celebran ellos el fin de año. Nosotros en particular este año dedicaremos nuestro brindis a los compañeros griegos y turcos de nuestro programa Comenius, y como acompañamiento musical os sugerimos escuchéis la canción a la que nos hemos referido.

En la Puerta del Sol
como el año que fue
otra vez el champagne y la uvas
y el alquitrán, de alfombra están.
Los petardos que borran sonidos de ayer
y acaloran el ánimo
para aceptar que ya, pasó uno más.
Y en el reloj de antaño
como de año en año
cinco minutos más para la cuenta atrás.
Hacemos el balance de lo bueno y malo
cinco minutos antes
de la cuenta atrás.
Marineros, soldados, solteros, casados, amantes, andantes
y alguno que otro
cura despistao.
Entre gritos y pitos los españolitos
enormes, bajitos hacemos por una vez
algo a la vez.



On December 31st, the same ritual is repeated in the whole of Spain. A long time ago, the grape harvesters in the Vinalopó Valley, our area, decided to promote grapes consumption spreading the idea that eating 12 grapes in New Year`s Eve would guarantee the person a prosperous next year.
The idea was masively followed and from then on, as the lyrics of the song by the goup Mecano “Un año más” (“One more Year”) says, on December the 31st, at midnight, the whole country becomes paralysed. Children, youngsters, adults, no matter how wealthy we are, all equalled as in other moments of our vital cycle, meet our family and/or friends in this typical night`s celebrations where there is a clock striking the 12 times which gives the entrance to the new year, either watching on TV the reference watch in Madrid`s Sol Square or going in each town or city to their corresponding clock square.
Every person will try to eat one grape each time the clock strikes so that after twelfth time they will have eaten a dozen grapes, which will mean good luck and happiness in the coming year. Thus we celebrate a real national event which is an example of tolerance where every Spaniard - and all others staying among us -become friends being part of the big party, among grapes, cava (Spanish white sparkling wine), cotillones (assortment of different typical ornaments for the occasion), music and enjoyment saying good bye to the ending year and entering the new one with a prosperous expectance.
We encourage our readers coming from other countries to tell us how they celebrate the New Year . This year our first toast will be dedicated to the Greek and Turk partners in our Comenius programme, and as a musical illustration we suggest you should listen to the song we have reffered to.